Fiestas Parroquiales y Patronales

En la población San Pableña, entre los eventos que les identifican, son las fiestas de parroquialización, que se realizan en el mes de mayo por el aniversario de la Parroquia. En el desfile cívico de la Parroquia participan delegaciones de varias parroquias vecinas, autoridades de la ciudad, la provincia, instituciones educativas y público en general.

En el mes de octubre de cada año, se celebran las fiestas patronales, siendo el Patrón San Pablo el personaje principal como también el capitán de toros. En el año de 1573 la Iglesia Católica dona a este lugar la imagen del Apóstol San Pablo, considerado Patrono de la parroquia, desde esta fecha se da inicio a las fiestas de octubre señalando a los días 22 y 23 de octubre de cada año para el desarrollo de actividades como los rosarios, novenas, procesiones con la imagen de santo por las calles de la población.

La fiesta del Capitán de Toros  tiene su origen en el año 1576, cuando el Obispo Alonso de la Peña, a pedido del  sacerdote Antonio Borja,  solicita fundar  la reducción eclesiástica de este lugar,   por lo tanto existe un sincretismo religioso cultural, donde se une la parte de la religiosidad y la espiritualidad de los pueblos indígenas, para que la fiesta tenga  un  atractivo de  propios y extraños, la iglesia Católica conjuntamente con los líderes indígenas de las comunidades nombran a los fundadores de las fiestas religiosas,  a fin de que  estas personas  seleccionen y nominen  los priostes de la fiesta del Capitán de Toros de los  barrios de arriba conformado por las comunidades de El Topo, Angla, Caso Valenzuela, y de los barrios de abajo integrado por las comunidades de Abatag, Araque y Pijal, por lo que el Capitán de Toros constituye el personaje principal y más importante de la fiesta.

En la actualidad las fiestas se desarrolla con todo un pueblo,  con todos los Sanpableños que viven en el lugar como de  aquellos que han migrado y salido del lugar,  pueblo que mantiene una historia y una tradición que guarda en las hermosas  faldas del majestuoso e imponente  Volcán  Imbabura, testigo de todos los sucesos y tradiciones de cientos y miles de años, quien todos los días se mira su rostro en el Gran espejo del  Imbakucha,  en el que se observa su actitud de un personaje alegre y sonriente algunas ocasiones pero de un carácter enojado y bravo  que asusta a con su mirada al  soplar fuertes vientos que produce  daños al sector.

Durante los primeros años de inicio de la fiesta,  una semana antes de  la fiesta, en la noche sacaban al toro de bomba, que eran los toros  más bravos de la hacienda  Cusín, a dichos toros se les amarraba en sus cuernos un palo con mechones encendidos que  corría por la plaza – hoy estadio Pusaco de la parroquia, ante la presencia de los pobladores, en el lugar  se quemaba chamizas, mechones y  la volatería,  luego  se organizaba 4 días de corrida de toros encolchados con monedas cosidas, como parte de las fiestas de octubre. En los últimos años la tradición y la cultura se mantiene y se festeja con el desarrollo de un nutrido  programa de actos  sociales culturales y deportivos, con lo que se busca mantener una identidad propia de la población, se busca recuperar y fortalecer las tradiciones culturales y sociales, las costumbres  de niños, jóvenes, adultos, de hombres y mujeres  de pueblos y culturas que habitan en el sector,  de mestizos, indígenas y campesinos, se pone en evidencia su riqueza cultural, de los conocimientos y saberes ancestrales como de los procesos de desarrollo social y cultural de la cosmovisión occidental, se promueve procesos de interculturalidad, de reconocimiento al otro grupo como diferente, se busca la unidad en la diversidad, se promueve el incremento del turismo demostrando al Ecuador y al mundo de la gran riqueza paisajística que tiene el lugar del hermoso lago, del imponente volcán que contiene historia, cultura, tradición, leyenda y de sus atractivos turísticos como el agua de guitig, los camellones, la culebra rumi, el parque acuático,  el acenso al Imbabura, la visita  a las comunidades Indígenas, la visita a los sistemas de producción agrícola y pecuaria, las organización comunitaria, las empresas comunitarias Galo Plaza Pallares, los sitios sagrados, las vertientes de agua, la hacienda de Cusín, la Iglesia de Lourdes  entre otros. (Tomado del Libro del Dr. Segundo de la Torre C.).

Los calendarios festivos están ligados estrechamente a los ciclos agrícolas y a las leyes de la naturaleza, así por ejemplo, la época de cosecha de maíz corresponde a la fiesta del INTY RAYMI, solsticio de verano, y a la realización de matrimonios. En las fiestas participan hombres y mujeres según el rito y función que se encargan entre ellos.

Fiestas de Inti Raymi

La fiesta del Inti Raymi es considerada como lo más importante a nivel de las comunidades indígenas, El 24 de junio en Pusaco (actual estadio de San pablo del lago) donde las comunidades se toman la plaza, el 25 de junio en Calluma, el 26 de junio en Abatag, el 27 de junio en Araque y 28 de junio en el sector del Chilco; durante estos días las galladas de bailarines de las comunidades tanto de la misma parroquia y de la parroquia de González Suárez acuden a las concentraciones en los sitios indicados, luego de las concentraciones las galladas de bailarines bailaban de casa en casa cantando sus coplas tradicionales y tocando sus instrumentos principalmente la guitarra en su ritmo natural.

Esta es una fiesta que ha conservado los matices y rasgos tradicionales se inicia el 24 de junio, las comunidades forman grupos de amigos, danzantes y disfrazados con caretas, pañuelos, máscaras de hayajumas, sombreros grandes, gorros de militares y zamarros. El que dirige la fiesta, va vestido de hayajuma (cabeza de diablo). Cada grupo tiene su acompañamiento musical, bailan desde sus comunidades y se dirigen a los diferentes lugares de concentración. La actual fiesta de San Juan coincide con el festival prehispánico del sol, conocido como IntyRaymi, en la época del solsticio de verano.

Rama de gallos

La fiesta de San Juan o Inty Raymi se complementa con la rama de gallos, el prioste de la fiesta se encarga de la preparación del pan y la chicha. Contrata una banda de músicos y busca a los danzantes. Un mes antes de la fiesta la comunidad hace una minga de leña, toda la gente sube al cerro para traerlas a la casa del prioste para que su familia pueda cocinar para la fiesta. Los encargados de recibir la rama de gallos, organizan la comida y la chicha para brindar a toda la comunidad. Los priostes entregan 12 gallos por cada uno que recibieron el año pasado. A nivel de la parroquia la Rama de Gallos donde existe mayor protagonismo son en las comunidades de Araque, Angla y Topo.

Las pascuas

Esta celebración se lo realiza el día domingo de resurrección de cada año, en las comunidades de San Pablo del lago, los ahijados y ahijadas ese día acuden donde los padrinos a pedir la bendición, para ello van llevando el mediano, que consiste en gallinas, cuyes, papas y huevos cocidos, el padrino a cambio les regala ese día ropa, herramientas o algún animal para que haga crecer y reproducir en su casa.

El wasipichay

Una tradición muy importante que está en procesos de recuperación, el wasipichay es un ritual que se realiza en las comunidades indígenas. El ritual empieza una vez concluida la construcción de una casa nueva es necesario limpiar la casa y ahuyentar con agua vendita, flores de diversos colores a las malas energías que pueden existir. En la casa nueva se pone una teja adornada de diversos colores60 como señal de orgullo por el objetivo alcanzado por la familia y llenan de alegría a la vivienda que va a ser habitada.

Para esta ocasión especial se elige un padrino y madrina, achiktaytaachik mama, quienes dirigirán el proceso del wasipichay. Inician barriendo la casa y se bota caramelos, habas tostadas, se suelta cuy, gallina de ambos sexos que significan abundancia y reproducción para el nuevo hogar y superación económica de la familia.

Se requieren de esteras, escobas, ramas de izo, puvian, ortiga y flores para barrer las basuras que se acumuló durante la construcción, mismas que generan malas energías y los padrinos hacen la limpia y una vez barrido la casa los dueños de casa y familiares son botados fuera de la casa, para de esta manera entregar una casa totalmente limpia de malas energías y llena de suerte, buena energía, alegría y deseos de superación a la nueva familia que habitará la vivienda.